Escribe una descripción de producto que venda

Escribe una descripción de producto que venda

Un problema sumamente común al que nos enfrentamos en el día a día cuando creamos productos para publicarlos en internet es que por muy bellas imágenes que tenga, por muy tentador que sea su precio o por muy indispensable que sea en la vida de las personas, suele no generar ni una venta. Esto se debe principalmente a la poca atención que las personas le ponen a el poder de la palabra escrita.

Es normal que las personas no quieran sonar como vendedores de la merced o merolicos del mercado, ya sabes, aquellos que te dicen “llévele, llévele”. Sin embargo hay que saber cómo expresar en pocas palabras lo importante de un artículo en la descripción al subirlo a internet, ya que por mucho que tu quieras, no estarás ahí para ayudarlos a tomar la decisión de compra, así que debes ser muy específico para decir por qué deben comprarlo y puntual para hacerlo en pocas palabras.

No te preocupes, no necesitas tomar un curso de redacción, una maestría en mercadotecnia y mucho menos una certificación en itil para saber programar un buen contenido, solo sigue estos sencillos pasos:

1. Concéntrate en tu comprador ideal

Una cosa que debes de saber es que no todas las personas son tus clientes, las mejores descripciones atacan directamente al cliente que ellos desean atraer.

Un ejemplo muy claro de esto es que una inmobiliaria en DF no trata de venderle a “chavos” de 18 años haciendo sonar que las propiedades que vende son cool. Esto no es extraño, ya que generalmente lo que intentas hacer es que sus papás te compren la casa ya que ellos son los que tienen el poder económico para hacerlo.

Así que piensa ¿Quién es tu cliente ideal?, ¿cuántos años tiene, es predominantemente hombre o mujer, tiene hijos? Responde estas preguntas y sabrás cómo debes hablarle.

2. Demuestra los beneficios

Cuando hablas sobre lo que vendes te puedes perder entre especificaciones y sus características y no sobre cómo estas beneficiarán a tu cliente.

Imagina que compras una crema de manos, ¿en realidad te importan los ingredientes tanto como para revisar la lista entera y entenderla o simplemente quieres saber si te ayudará a hidratar tus manos? La lista de ingredientes son sus características, el beneficio es si hidratará, si reafirmará la piel, si reparará la piel.

A nadie le importa que la crema sea blanca (característica) pero nos importa si ayudará a quitarnos años de encima (beneficio). No vendas un producto, vende lo que obtendrá tu cliente al comprarlo.

 

3. Evita las frases trilladas

Si ya no sabes qué más escribir sobre tu producto, deja de escribir. Por favor evita a toda costa las frases más trilladas del mercado como:

“Excelente calidad”, “te voy a dar un gran servicio”, “te daremos un plus”.

Cuando una persona lee estas frases piensa “eso es lo que todos dicen”, por lo que inmediatamente caes en la categoría de “uno más del montón”, por lo que pierdes credibilidad y la atención de tus prospectos.

Para evitar caer en frases trilladas y poder continuar escribiendo sobre tu producto simplemente continúa escribiendo sus características y menciona inmediatamente el beneficio de las mismas. Por ejemplo, si quieres describir un botas industriales para hombre, en lugar de divagar sin sentido escribe lo siguiente:

  • Creadas en cuero resistente al agua y la humedad
  • Construidas a mano para una máxima comodidad
  • Incluye una plantilla de microgel para una comodidad extrema durante todo el día

Si observas con atención menciona tanto la característica como el beneficio de para qué quiero que sea así, además te habla de una buena calidad sin mencionarlo nunca de forma explícita.

 

4. Apela a la imaginación de tu usuario

Constantes investigaciones muestran que cuando un prospecto es más propenso a comprar un artículo cuando lo tiene en sus manos físicamente. Es por esto que cuando llegas a una tienda siempre te quieren dar el producto por el que preguntaste, para que lo veas, examines y muy probablemente lo compres.

Desafortunadamente no se puede realizar esto a través del internet, es por eso que se utilizan dos técnicas.

a) utiliza una gran cantidad de imágenes llamativas de cómo se utiliza y cómo se verá tu producto durante este uso

b) utiliza la imaginación del usuario con frases que aludan a la misma como “imagina tus pies secos y seguros durante todo el día”, otra forma es usar suposiciones como: “¿qué pasaría si una viga te cayera en el pie? Si utilizas este calzado industrial no tendrías que preocuparte ya que tiene un casquillo de seguridad”.

 

5. Utiliza pruebas

No hay nada que aumente la confianza de las personas como evidencias de clientes satisfechos, por lo que en muchas ocasiones lo que más buscan los usuarios es reseñas positivas por lo que tan pronto como obtengas tus primeros clientes, pídeles que te den sus reseñas y retroalimentación para colocarlas en la página web. Una buena reseña es la diferencia entre triunfar en las ventas en línea y sufrir de un carrito vacío eternamente.

Si estás vendiendo en tu sitio web, coloca una zona donde las personas te puedan dejar sus comentarios y opiniones sobre tu atención. Si por otro lado utilizas páginas como Amazon, MercadoLibre o Linio para vender, estas plataformas tienen sus propios sistemas de comentarios y retroalimentación del vendedor. En cualquiera de los dos casos, asegúrate de pedirle a las personas que te han comprado de dejarte una reseña

6. Haz tu contenido fácil de leer

¿Tu sitio web es fácil de escanear para tus visitantes?

  • Utiliza bullets y listas para hacer que las personas puedan leer tus productos con facilidad
  • Incluye mucho espacio blanco para no saturar a las personas de letras
  • Utiliza titulares para separar las distintas partes de tu página

Algo tan sencillo como la forma de distribuir tu texto puede hacer que las personas quieran continuar leyendo y conociendo más sobre tus productos.

About The Author

admin

No Comments

Leave a Reply

Lugares para ser libreEscribe una página de servicios que venda por internet
THE BEST HERE TO SERVE YOU

CONTACT US

Nemo enim ipsam voluptatem quia voluptas sit aspernatur aut odit aut fugit, sed quia consequuntur magni dolores eos qui ratione voluptatem sequi nesciunt.